escritores.jpg

Un espacio abierto

a la cultura

CENTRO CULTURAL.png
D´Halmar 2.jpg

1942: Augusto Jorge Goeminne Thomson

(Santiago, 23 de abril de 1882 - 27 de enero de 1950)

Fue un prominente escritor chileno y el primero en recibir el Premio Nacional de Literatura, en 1942. Adoptó el apellido D´Halmar en honor a su bisabuelo materno. Destacó por ser un autor naturalista y uno de los poetas más importantes de Chile.

 

Se inició en las letras como periodista. Sus primeras publicaciones las hizo en el periódico La Tarde, donde escribió su primera novela: Juana Lucero (1902). Ésta se caracteriza por un profundo valor documental más que artístico. En 1904 creó Colonia Tolstoyana movimiento artístico inspirado en la postura filosófica del escritor ruso León Tolstoi. Pese a los esfuerzos que puso en este proyecto, junto a Fernando Santiván, Julio Ortíz de Zárate, Manuel Magallanes Moure y otros, el sueño se mantuvo vigente un año, pero fue una gran inspiración para otros artistas.

 

En 1909 fue nombrado cónsul en la India, cargo que desempeñó por dos años y materializó sus anhelos de viajes. Más tarde desempeñó la misma función en Perú. Durante la última fase de la Gran Guerra fue corresponsal para La Unión de Chile y La Nación de Argentina. Vivió en Madrid, España, entre 1918 y 1934, período considerado por la crítica como más fecundo y ejemplar, en paralelo, durante nueve años escribió el diario madrileño Informaciones. De regreso en nuestro país dictó clases y conferencias.

 

Entre sus obras sobresalen La Gatita (1917), Nirvana (1918), La sombra del humo en el espejo y Pasión y muerte del cura Deusto (1924). Esta última “es la primera obra de factura española donde rompe con la inercia del exotismo oriental, del autobiografismo explícito y del modo discursivo del libro de viajes para entrar de lleno en el mundo de la ficción novelesca” (Martínez 52). Más adelante está: La lámpara en el molino (1935), Cristian y yo (1946) y Los 21 (1948), entre otras. Con el tiempo se alejó del estilo naturalista.

 

En tanto, “la reacción emotiva que significó la producción inicial de D'Halmar puede parangonarse con la de la prosa de Azorín en el Movimiento Literario Español del 98”.